Veredicto de $2,3 millones de dólares en demanda por brutalidad policial en Nueva York

CASOS RECIENTES

RESULTADOS DE CASOS DE

Elon Williams, un graduado de secundaria de 20 años, trabajaba como mecánico de automóviles en el Bronx. La noche del ataque policial, Elon estaba probando su coche en el aparcamiento vacío de un centro comercial del Bronx. Cuando vio varios coches de policía dirigiéndose hacia él a gran velocidad, Williams tuvo la presencia de ánimo para conducir hasta TGI Friday’s al final del estacionamiento, donde sabía que había una cámara de vigilancia. Detuvo su auto justo frente a la cámara y lo que sucedió entonces es horroroso. Los policías salieron de los coches con las armas en la mano. Williams salió de su auto con las manos en alto. Los agentes lo arrojaron al suelo y procedieron a golpearlo y patearlo en el cuerpo y la cabeza mientras yacía en el suelo.

Luego, Williams fue arrestado y llevado a la comisaría donde fue fichado y puesto en libertad. Les contó a sus padres que había sido víctima de la brutalidad policial y ellos notaron que parecía magullado y muy conmocionado. Lo llevaron a urgencias donde fue atendido y dado de alta. Había sufrido lesiones en la espalda, incluida una hernia de disco en la columna lumbar.

Después de la agresión, Williams comenzó a experimentar dificultades con la memoria y su capacidad para pensar con claridad. Finalmente perdió su trabajo como mecánico de automóviles debido a su incapacidad para desempeñar su trabajo. Un neurólogo le diagnosticó síndrome posconmoción cerebral debido a una lesión cerebral traumática y también lesiones psicológicas, incluido el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

La ciudad de Nueva York ofreció 150.000 dólares para resolver el caso y Ronemus & Vilensky rechazó la oferta por considerarla demasiado baja. Los policías involucrados negaron haber golpeado o pateado al Sr. Williams. Afirmaron haber utilizado fuerza razonable y dijeron que el Sr. Williams se resistía al arresto. Después de ver el vídeo, el jurado entendió que la policía estaba mintiendo y concedió a la víctima 2,3 millones de dólares.